Apple Fan Boy

viernes, 10 de julio de 2009

Cuando se muere el audio de tu Mac


Ningún ordenador es inmortal, y por defecto, los Mac tampoco lo son. En los diseños integrados de Apple, muchas de sus partes no son reemplazables, así que la rotura o mal funcionamiento de una parte de ellas parece que nos fuerza a cambiar de Mac en busca de una nueva unidad, pero no siempre es así. Aunque el fallo de la tarjeta gráfica es casi un imperativo de paseo por el servicio técnico autorizado, si el audio de un Mac falla, si hay opciones para ahorrarnos el costoso cambio de placa base.

En todos los Mac, el sistema de Audio viene integrado en la placa, así que un fallo, por los motivos que sean en el sistema de audio supone un pequeño (o gran) drama. ¿qué opciones tenemos para no tener que pagar una costosa operación de cambio de placa?.

El caso

Uno de mis Mac, en concreto, el Mac Mini Media Center Core Duo (a secas) tiene un severo problema con el audio. Tras realizar varias operaciones de mantenimiento, pude observar que el problema está relacionado con la temperatura: cuanto mayor era la temperatura externa, el audio del mac Mini tendía a fallar y a no ser reconocido en el arranque del equipo.

Tras pasar el Apple Hardware Test, y ver que no detectaba nada, imaginé que el problema estaba entre la placa base y el conector de audio externo, donde , por efecto del calor, una soldadura podría hacer mal contacto.

El problema, claro, es desmontar el Mac Mini (tarea harto trabajosa), localizar la soldadura que está causando los problemas (tarea aún mas trabajosa) y repararla sin romper nada además de volver a montar el Mac Mini y dejarlo en estado de revista.

El problema del calor en los Mac Mini que actúan como Media Center es congénito, pues los usuarios tienden a retirar el vídeo de esos absurdamente pequeños huecos que los fabricantes de muebles dejan para colocar los antiguos vídeos o los mas recientes reproductores de DVD para poner allí sus máquinas.

Pero además de colocar el Mac Mini, los usuarios colocan uno (o más) discos duros externos, y posiblemente, algún grabador de vídeo del tipo de ElGato.

Y claro, todos esos equipos disipan una gran cantidad de calor y los muebles, fabricados generalmente en madera no son precisamente unos buenos disipadores de este calor. Si a ello añadimos que durante la temporada estival la temperatura general del ambiente sube considerablemente, tenemos todas las posibilidades que el calor mate alguno de nuestros equipos, ya sea el Media Center, ya sea uno de los discos duros. Y si no se rompe, con el calor acumulado estamos garantizando que la vida media de el/los dispositivos se acorte notablemente, lo que me hace aconsejaros que tengáis en cuenta este problema y toméis algún tipo de solución antes de llevaros un disgusto.

Pero volvamos al problema de Audio.

Afortunadamente, Mac OS X y los Mac permiten el uso de tarjetas de audio externas conectadas vía USB o Firewire. Algunos de estos interfaces de audio son caros (y muy profesionales) pero hay otros que no lo son tanto y salen mas a cuenta comprarlos e instalarlos que pagar una costosa factura del servicio técnico. Además, estos interfaces de hardware no requieren, generalmente, drivers, y solo es necesario conectarlos y ajustar las preferencias de audio de entrada y salida en el Panel de Control de Sonido en Preferencias del sistema.

En mi caso, la solución fue usar un Creative Labs Xmod USB Sound Card, que encontré "de rebajas" al competitivo precio de 50 euros ya que lleva algunos años en el mercado. Además, el sistema de audio de Creative lleva un par de tecnologías de mejora de audio aunque tanto su entrada y salida son analógicas (pero no necesito usar ninguna tecnología de audio digital). Otro ejemplo de este tipo de tarjetas, es el iMic 2 de Griffin, que tiene un precio que ronda los 35 euros al cambio. Un ejemplo más es este baratísimo dispositivo (13 euros) que nos deja un usuario en los comentarios.

A la hora de encontrar un dispositivo barato para solucionar este problema la palabra clave es USB Audio Class. Desde Mac OS X 10.5 Leopard, el sistema operativo de Apple soporta Audio Class 2.0, que nos va a permitir conectar un dispositivo de este tipo sin la necesidad de drivers siendo reconocido inmediatamente por el sistema operativo. Muchos fabricantes de periféricos de PC lanzan productos compatibles con este estándar, pero no anuncian su compatibilidad con Mac (debido, principalmente, a la iGnorancia o a que pasan olímpicamente de este mercado), pero son perfectamente compatibles con el Mac de la misma manera que muchas webcams lo son si son compatibles con el estándar Video Class que Mac OS X soporta perfectamente sin necesidad de drivers especiales.

Así que si el audio de tu Mac Mini o iMac, por cualquier causa de hardware se ha muerto, pero el ordenador sigue funcionando a la perfección, merece la pena solucionar el problema con un dispositivo de estos antes de tener que pagar la costosa reparación y de tener que estar varios días sin tu ordenador para trabajar o divertirte.

No hay comentarios: