Apple Fan Boy

lunes, 6 de julio de 2009

Una razón más para seguir siendo maquero

Algunos de ustedes sabrán (la mayoría lo desconocerá) que tengo un MacBook Pro 15.4” modelo anterior a las unibody, concretamente un MacBookPro3,1 de mediados de 2007.

En el transcurso de las últimas 5 semanas empecé a tener un comportamiento raro con la batería, por lo que decidí probar el servicio del Genius Bar de la Apple Store Pacific Centre en Vancouver, Canadá.

Problemas de nuevo

Ya había tenido problemas anteriormente con la batería que venía originalmente con mi MacBook Pro, por lo que tuve que solicitar un cambio que no me fue tan fácil conseguir pero que conseguí a final de cuentas.

Ahora, 6 meses después de haber realizado el cambio, ha vuelto a tener un comportamiento extraño: en un par de ocasiones la salud de la batería se deterioróde un día a otro de 92-93% bajó a 65% aproximadamente, afectando obviamente su duración.

Con solamente 6 meses y 62 ciclos de vida, no era algo normal aunque quizá tampoco tan grave como la vez pasada pero que, sin siquiera haber cumplido el año del cambio, pudo haber sido peor si dejaba pasar más tiempo.


Sistema de Citas

Lo primero que hay que hacer es una cita por internet. Un sistema bastante fácil, rápido y bonito. Para empezar hay que seleccionar si somos invitados o miembros del programa One to One (USD$99 anuales, yo no soy miembro).


Después tenemos que definir el tipo de servicio que queremos: Soporte Técnico, Compras Personalizadas o Grupos de Trabajo y finalmente definir con que división (Mac, iPod o iPhone) tenemos el problema.

Seleccionamos la fecha y hora de la cita y listo.

El servicio

Al llegar al Apple Store no tenía ni idea de que había que hacer, así que pregunté a un asistente donde me dijo que hay que hacer un Check-In para confirmar que has llegado a la cita y por medio de los monitores podrás ver cuántas personas faltan para que llegue tu turno.

Mientras esperaba, me puse a admirar el mar de accesorios, los alucinantes MacBook Pro unibody, los Cinema Display de 30” y a jugar un rato con el nuevo iPhone 3GS.

Cuando menos lo esperaba, un asistente fue directamente hacía mí y llamándome por mi nombre me llevó hasta el bar para que le explicara el problema. No pude haber obtenido una mejor atención, simplemente expliqué que la batería estaba rara y mostré que el Perfil del Sistema indicaba una revisión.

Sin ningún tipo de preguntas acerca del uso, el tiempo que había tenido esa batería o cuándo había comprado mi Mac, me concedieron una nueva batería inmediatamente.

Cuesta mucho, pero bien lo vale

Fue la experiencia Apple en su más pura expresión. Casualmente me acompañaba un amigo y quedó impresionado con el servicio. En palabras de el mismo: “las Mac son caras, pero ahora veo que pagas por todo esto y vale la pena”.

Y es que el sistema de citas es una idea muy bien ejecutada: no pierdes tu tiempo, no hay que hacer fila y sabes a qué hora te van a atender pero sobretodo: no sientes que tengas rogar porque te ayuden.

Es una lástima que sean tan pocos los países y ciudades los que puedan tener una Apple Store porque, por lo menos en México, se sienten tan diferentes incluso frente a un Apple Premium Reseller (sin decir que estos sean malos).

Usuarios en los workshop, Genius solucionando problemas, todo tipo de productos Apple y de terceros que te puedas imaginar en un mismo lugar, es de otro mundo.

Como anécdota curiosa, también fui a una Sony Style Shop donde ni uno de los 3 asociados que se encontraban ahí me preguntó si ocupaba algo. En el Apple Store había no menos de 12 empleados y en los 20 minutos que estuve ahí, se acercaron muy amablemente en 4 ocasiones a ofrecerme su ayuda, como si quisieran ayudar y no sólo venderme un producto más.

No hay comentarios: