Apple Fan Boy

viernes, 8 de julio de 2011

Gestos naturales como el agua, bienvenidos a la nueva era

¿Les suena Bump? Se trata de una aplicación que permite compartir ciertos elementos como fotografías o datos de contacto con otro iPhone tan sólo haciendo un toque con el semejante. Es una funcionalidad basada en un gesto muy natural a la vez que divertido. Pues bien, parece que Apple, de acuerdo a una patente enviada el año pasado para su aprobación legal, también está pensando en añadir de serie esta característica a su sistema operativo móvil.
Pero ya conocemos a los de la manzana, son mucho más elegantes. En Cupertino deben haber pensado que la idea está muy bien, pero que ese gesto de chocar los iPhones o las manos que los cubren no queda demasiado elegante, seguro que lo consideran hasta vulgar. Debe haber movimientos más estilizados y naturales que esos. ¿Qué tal aprender de lo que ocurre en la mesa de nuestra casa a la hora de la comida?
Si pedimos a alguien que nos de un poco de agua o refresco de la botella acercaremos el vaso y esperaremos a que el familiar “comparta” su líquido con nosotros. Ahí está, un gesto muy natural e intuitivo, pues ¿quién no ha hecho esto alguna vez al día? Traslademos esto al iPhone o al iPad. Supongamos que un amigo nos pide que le pasemos esa foto que acabamos de hacer o un documento importante del trabajo. Bastará con colocar el dispositivo receptor sobre la mesa y esperar a que nuestro compañero vacíe su gadget sobre el nuestro con el mismo gesto de inclinación que haríamos con la botella.

Los ingenieros de Apple, sumidos en esa especie de universo paralelo donde las cosas no se pueden hacer bien, se deben hacer perfectas y cargadas de detalles, no sólo están investigando en los gestos realizados para estas acciones sino que también piensan en añadirle los condimentos necesarios para que la acción esté cargada de sensaciones.
Puesto que el gesto es el de vaciado de un dispositivo, ¿por qué no hacer que esos archivos parezcan derramarse por este en la forma en que el agua se acerca a la boca de la botella antes de salir del recipiente? ¿Por qué no hacer que la velocidad de transferencia se base en la fuerza con la que volquemos el dispositivo emisor? ¿Y por qué no añadir efectos y sonidos como el agua que cae, la arena que se derrama o el típico sonido de la teletransportación de Star Trek? No hablamos de nuestra imaginación, os estamos hablando de ideas descritas en la patente.
Esa misma filosofía es descrita para realizar otros tipos de procesos. Imaginemos que queremos compartir un archivo con alguno de nuestros compañeros presentes en la misma sala que nosotros. Los ingenieros plantean la acción con el mismogesto natural con el que empujamos una moneda sobre una mesa para enviarla a un amigo sentado enfrente. La dirección del gesto sobre la pantalla indicaría cuáles de los dispositivos presentes debe ser el receptor del elemento enviado para lo cual se necesitaría reconocer todos los dispositivos presentes así como su localización.

De forma parecida se plantea la difusión de un elemento a múltiples dispositivos presentes en un mismo recinto. En este caso bastará con hacer el amago de querer lanzar el gadget a los demás con el mismo gesto con el que enviaríamos un Freesby o disco volador a un amigo. Me temo que este gesto puede ocasionar algunos accidentes inesperados.
Pero lo importante es que Apple sigue imaginando procesos que ahora mismo sólo somos capaces de soñar. Y la tecnología ya está presente, ya vive con nosotros, sólo hay que darle forma. La empresa de Cupertino sigue empeñada en eliminar procesos que antes hacíamos de forma automática: ir a un explorador de archivos, movernos por múltiples carpetas, seleccionar el elemento, decidir la forma de transmisión… eso es cosa del pasado, bienvenidos a Minority Report.

No hay comentarios: