Apple Fan Boy

viernes, 1 de julio de 2011

iPhone 5, ¿dejando atrás el cristal?



Mientras los analistas de medio planeta tratan de hacer realidad su sueño de una gama variada de iPhones que abarquen precios introductorios más económicos como nos comentaba ayer mi compañero Miguel, este (horrible) diseño conceptual de Michal Bonikowski para el futuro iPhone 5 me ha hecho recordar una cuestión que se me antoja mucho más importante que el precio del terminal: losmateriales con los que se fabricará y por ende, su resistencia.
Mientras que el cristal siempre ha dominado por motivos obvios la parte delantera del iPhone, la trasera ha sufrido una constante evolución desde aquel modelo original presentado en junio de 2007. Primero fue una combinación de aluminio y plástico bastante propensa a deteriorarse con el uso en forma de arañazos y desgaste; luego, con el 3G, se pasó al policarbonato pulido, en la práctica, el más resistente hasta la fecha; que se mantuvo en el 3GS sólo para dar paso al controvertido diseño del iPhone 4 con sus dos paneles de vidrio Gorilla Glass de Corning.
La rompedora tecnología del iPhone 4 se encuentra entre dos paneles brillantes de vidrio de aluminosilicato, el mismo material que se utiliza en los parabrisas de los helicópteros y en los trenes de alta velocidad. Está reforzado químicamente para ser 20 veces más rígido y 30 veces más duro que el plástico, es muy duradero y más resistente a los arañazos que nunca, y además es reciclable. – Extracto de la web de Apple
No dudo de las maravillas de este sorprendente material ni de los buenos propósitos de Corning para un futuro rodeado de cristal, pero la dura realidad es que el iPhone 4, al margen de cualquier consideración estética, es definitivamente más sensible a los impactos que cualquier Nokia de plástico de 10 euros. Y hablo por experiencia propia: dos iPhone 4 (el mío y el de mi sufrida novia), dos iPhone con cristales tan rotos como cabría de esperar de empotrar un BMW contra el escaparate de una Apple Store. Y lo peor es que no hablamos de este tipo de impactos, hablamos de un teléfono protegido con una de las fundas ofrecidas por Apple (la Speck para más señas) que se cae desde un sofá. Roza lo ridículo.
Puede que el problema no esté en en material, sino en la exposición que sufren sus perfiles a las caídas y si Apple mantiene el vidrio especial fabricado por Corning, al menos espero que eleven el marco de metal del diseño actual para protegerlo de la mayoría de caídas. Otra solución, como en el diseño conceptual que acompaña a estas líneas es la de volver a darle una oportunidad al aluminio u otro metal para apostar por un diseño con más reminiscencias a cualquiera de los dos generaciones de iPad que al iPhone original. Al menos así tendríamos de nuevo un 50% menos de superficie de la que preocuparnos.
¿Y a ustedes? Al margen de especificaciones técnicas y demás novedades, ¿cómo les gustaría que fuese físicamente el próximo iPhone?
Vía | Yanko Design

No hay comentarios: