Apple Fan Boy

jueves, 7 de julio de 2011

Omnioutliner para iPad, a fondo: organiza todas tus ideas y proyectos


Cuando se lanzó el primer iPad, la frase más repetida por los analistas fue: “está pensado para consumir contenidos, no para crearlos”. Y aunque en parte llevaban razón, también es cierto que numerosas aplicaciones se han preocupado desde entonces por hacer del iPad una herramienta de uso profesional para crear contenidos. Omnioutliner para iPad apuesta por ello y también lo consigue. Y, claro, lo traduce en el precio.
The Omni Group siempre se ha caracterizado por dotar a sus programas de productividad de la mayor cantidad de opciones posibles, de una versatilidad que a veces llegaba a abrumar (conozco mucha gente que no ha sido capaz de superar la curva de aprendizaje de Omnifocus, por ejemplo). Omnioutliner para Mac tenía como objetivo ayudarnos a crear, agrupar y gestionar nuestra información, a hacer esquemas, a crear documentos bien estructurados, a planificar proyectos, a ordenar ideas.
En definitiva, Omnioutliner, tanto en su versión escritorio como en la que recientemente ha debutado para el iPad nos ayuda a estructurar todo lo que tenemos en nuestra cabeza o aquello que recopilamos para nuestros proyectos. Pero plantear una aplicación donde copiar, pegar, mover, ordenar y/o crear columnas es tan importante en un entorno como el iPad, que no parece amable para esas tareas, era una labor complicada. Omnioutliner para iPad la pasa con nota.

Omnioutliner para iPad: el usuario es lo que importa


Para ser una aplicación tan completa, Omnioutliner en su versión para iPad destaca por la sencillez con la que plantea soluciones. Todo en la interfaz es tan configurable que el usuario nunca puede decir: “necesito algo que sea más cómodo”. Crear jerarquías documentos con varias columnas, manejar diferentes estilos para ordenar la información, escribir listas con casillas de verificación… Todo es muy simple e intuitivo, sin rodeos.
Y lo que es mejor: todo es fácilmente modificable. Desde aspectos tan simples como deshacer/rehacer aspectos d nuestro documento hasta cambios de estilo completos, agrupación de elementos o las tareas más complicadas que podáis imaginar en el iPad. El usuario puede configurar lo que necesite y los documentos a los que puede dar lugar son de lo más variados: listas de discos/libros, temporalización de proyectos empresariales complicados, investigación académica…
The Omni Group prefirió centrarse en otras aplicaciones antes de adaptar Omnioutliner al iPad, pero está claro que nunca dejó de pensar en cómo hacerlo bien. Omnioutliner es muy superior a programas similares porque está rehecho por completo para su versión iOS. No es una simple adaptación, sino que lo táctil es lo fundamental. Los documentos los tocas y los ordenas, y la sensación es magnífica, de control absoluto sobre lo que quieres hacer.
La interfaz es espectacular y su manejo, simple pero potente y pienso que ésas no deberían ser dos de las principales normas que guíen un diseño para una aplicación profesional.

Sincronización y otras mejoras necesarias


Pese a que Omnioutliner para iPad permite exportar los documentos que vamos creando a iDisk, WebDAV o correo electrónico, se echa en falta una mejor sincronización. De nuevo, iCloud cambiará muchas de las maneras de pensar y de actuar de los desarrolladores, pero tiene sentido, en una aplicación así, que lo que hagamos en el iPad lo podamos ver, al volver a casa, en nuestro Omnioutliner del Mac sin necesidad de exportarlo de un sitio e importarlo en otro.
En vez de esa sincronización absoluta, ahora tenemos dos aplicaciones que van por libre y que sólo se unen después de obligar al usuario a dar pasos extra. The Omni Group puede aprender de la forma en que han conseguido sincronizar todo en sus diferentes Omnifocus: abras el que abras, siempre sabes que manejas toda la información actualizada. Y puesto que para ordenar la mente y la información muchas veces aprovechamos los momentos más insospechados o aquellos en los que tenemos que esperar porque sí (los ratos de espera, los trayectos de casa al trabajo y viceversa, etc…), no sería mucho pedir, por ejemplo, que Omnioutliner consiguiese la misma eficiencia en sincronización que Evernote (programa con el que a veces coincide en objetivos).

Un precio elevado… y acorde con lo que da

Es obvio que Omnioutliner no es para todo el mundo. El precio que lleva es ya una declaración de intenciones: si necesitas de manera intensiva una aplicación para ordenar proyectos e ideas, si la usas profesionalmente, no te arrepentirás de pagar los 15,99 euros que vale. Si, por contra, sólo vas a hacer uso ocasional de ella, hay otras apps mucho mas baratas e incluso gratuitas que te servirán para dar el pego y para las necesidades que tengas en ese momento (y de las que, si queréis, hablamos otro día).
Quizás la costumbre en la App Store es que casi todo sea barato, pero no todos los desarrolladores tienen por qué seguirla. Omnioutliner cumple con mucho más de lo que promete y en iOS es una herramienta que, ahora mismo, supera a su versión de escritorio, algo que no es demasiado común. Y aún así, es más barata que ésta. Como siempre, que cada cual juzgue si le compensa o no: al menos no dejará insatisfecho a quien decida sacarle partido.
En App Store | Omnioutliner for iPad

No hay comentarios: