Apple Fan Boy

martes, 31 de enero de 2012

“No hubo necesidad de hacer las paces, porque nunca hubo ninguna guerra”. Bill Gates se emociona recordando a Steve Jobs


Bill Gates se emociona recordando a Steve Jobs y asegura que al final solo quedaba entre ellos una profunda admiración mutua, alejada de los conflictos que pudieran haber existido en el pasado.

Para muchos, era un hecho más que probado que Steve Jobs y Bill Gates, probablemente los dos pilares fundamentales de la informática tal y como la conocemos actualmente, eran enemigos encarnizados que se odiaban a muerte. Dos poderosos dirigentes que, al más puro estilo de la guerra fría de los años 80, combatían el uno contra el otro para hacer triunfar su plataforma y hundir a la de su rival.
Pero nada más alejado de la realidad, como bien se ha encargado de recalcar una vez más el fundador deMicrosoft en una reciente entrevista a la cadena estadounidense ABC.
En ella, además de repasar la estupenda contribución benéfica que la fundación que dirige junto a su esposa Melinda realiza en países del tercer mundo, luchando para erradicar la malaria, intentando lograr un arroz modificado que resista las condiciones adversas o invirtiendo en proyectos educativos, entre otras cosas, un emocionado Gates recordaba al desparecido CEO de Apple de manera cariñosa y con admiración.
“Nunca tuvimos que hacer las paces, porque nunca hubo ninguna guerra. Ambos hicimos cosas importantes y la competitividad fue algo realmente muy positivo”, aseguraba Bill Gates, que desveló haber visitado a Steve Jobs en su casa poco antes de su prematura muerte y estuvieron charlando relajadamente durante un par de horas, repasando su vida en común desde aquella lejana visita a los cuarteles de XEROX a las modernas compañías que estaban surgiendo hoy y que, si bien hubo algunos momentos no particularmente agradables entre ambos, en la actualidad se profesaban un enorme respeto mutuo.
Tanto era así, que Gates le escribió una carta a Steve cuando su fallecimiento era ya inminente y que significó tanto para el co-fundador de Apple, que al parecer la conservó al lado de su cama hasta el final.
Vía | Apple Insider

No hay comentarios: