Apple Fan Boy

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Crítica del libro "Steve Jobs", de Walter Isaacson


Como se puede ver, he tardado un año en decidirme a leer la biografía "oficial" de Steve Jobs, encargada por él mismo a Walter Isaacson, con la idea de que el punto de vista de Jobs quedara manifiesto para sus hijos y para futuras generaciones. Sin embargo, por un lado el dolor por su muerte (sé que es una afectividad puede que incomprensible para muchos, por una persona a la que no conozco en persona, a quien sólo vi una vez en directo en una presentación en la MacWorld de París y posteriormente -esa misma noche- paseando por los pasillos de un museo donde Apple daba una recepción) y por otro las críticas y comentarios que fui leyendo sobre el libro y los propios comentarios que Isaac son hizo en su rueda de entrevistas de promoción, fueron levantando un resentimiento -también visceral- hacia el libro que necesitaba acallar para poder enfrentarme con una mínima objetividad.

Para los que no quieran leer más, puedo adelantar mi conclusión: es un libro que se leerá mejor en años venideros, cuando caiga en manos de gente que no convivió con Steve Jobs, que no experimentó cómo el mundo cambiaba de un día para otro por los productos que presentaba y a los que, en definitiva, ya no tendrán un interés personal en conocer cómo era la persona y sí un afán meramente documentalista, histórico, si se quiere.
Para los que le acompañamos en su travesía, aunque fuera en "streaming", el libro ofrece pocas respuestas, pocas explicaciones, incluso me atrevería a decir, pocas novedades. A medida que pasaba las primeras decenas de hojas me sorprendía a mi mismo diciéndome: ¡pero esto es una redacción (en el sentido escolar), muy larga, está claro, pero una redacción! No había ningún tipo de acercamiento creativo, o de grandeza de miras (en el sentido de descripción del contexto histórico, social, etc.) Era simplemente un relato plano: los padres se conocen, se embarazan,  dan al hijo en adopción, se separan,...
Durante las primeras centenas de páginas sentía que estaba leyendo un trabajo muy bien hecho de recopilación de lo que ya se sabía de la vida de Steve Jobs.
Es cierto que a estas alturas tendría muchos problemas para diferenciar lo que ya se sabía antes de la publicación y las lagunas que esta biografía ha rellenado, porque todo ha sido ya absorbido y consolidado en mi cabeza, pero aún así.
Otra de las medidas en las que me parece que el libro se queda corto es en la medida de objetividad/subjetividad. Se supone que es una biografía, y como tal debería atenerse a los hechos conocidos y contrastados, pero el autor no tiene problemas en intercalar sus propias opiniones sobre conductas o actos. Pero sus opiniones (que aparecen como adornos, ribetes, muletillas, apostillas, etc.) tampoco se expresan con la contundencia del que está escribiendo una visión personal. Así que los capítulos me dejaban ese sabor desconfiado del que no está seguro de si se puede fiar del biógrafo o si éste está deformando la realidad por su necesidad de dejar su sello.
Y por último, coincido con una de las críticas fundamentales que leí en su día: para mi gusto, el problema de esta biografía no es tanto lo que dice como lo que no dice ¿Cuarenta entrevistas personales con Steve Jobs, y centenares de personas que le rodearon -animadas por el propio Jobs a que contaran lo que pensaban- y esto es lo máximo que has podido sacar?
A Walter Isaacson le dieron una oportunidad por la que muchos periodistas matarían: poder convivir, entrevistar, preguntar, a una de las personas más importantes de la sociedad tecnológica, y no ha sabido sacarle partido. Después de leer el libro, ¿conocerás mejor a Steve Jobs? ¿Sabrás qué le hacía reir? ¿Qué libros leía? ¿Veía la televisión, qué programas? ¿Qué proceso mental seguía para profundizar en los temas? ¿Con quién hablaba, discutía, polemizaba, para llegar a sus conclusiones?... NO
Después de leer el libro, ¿sabrás quiénes eran sus mejores amigos? ¿sabrás el tipo de vida familiar que llevaba? ¿sabrás que opinaba, por ejemplo, en estos últimos días sobre Wozniak? NO
Con esta biografía pensarás que Jobs pasó de leer "El catálogo de toda la tierra" al "Dilema del innovador" y que todo lo demás se lo dictó directamente una voz que escuchaba en su cabeza. Parecerá que iba de su trabajo a su cama y de vuelta al trabajo y que nunca hacía nada diferente. Ni sábados ni domingos, ni lunes ni martes.
Una de las cosas que me ha llamado la atención es esta cita: 
Mi postura era la misma que la del protagonista de El rey león: si metéis la mano en mi jaula y me atacáis, preparaos. 
Walter Isaacson citando a Katzenberg (creador del estudio DreamWorks SKG
¿Hemos visto la misma película de El rey León? ¿Había jaulas?
Sin embargo, no todo es malo, ¡gracias al libro conseguí averiguar qué decidieron Jobs y Powell al respecto de la lavadora que querían comprar!
También es cierto que he leído la versión traducida al castellano y no tengo datos para saber si la traducción es buena o regular (aunque me extrañaría que en un superventas como éste se andaran con mediocridades). Aún así he encontrado diversas erratas.
Por eso pienso que el libro se leerá mejor cuando todas estas cosas ya sean irrelevantes y el lector se acerque con la mera curiosidad del lector que tiene un iPhone, un iPad o una televisión de Apple y quiera saber más de los orígenes.
Creo que no será el último libro de Isaacson sobre Jobs y dentro de pocos años publicará otro ahondando en todos estos temas que aquí ni siquiera ha arañado.
¿Has leído el libro? ¿A ti que te pareció?
pd.: Sé que no soy el lector estándar. Llevo siguiendo y analizando las cosas de Apple más de quince años, y por lo tanto entiendo que sé sobre Jobs y la/s empresa/s que fundó bastante más que el ciudadano medio.

No hay comentarios: