Apple Fan Boy

jueves, 27 de diciembre de 2012

“Siri, abre la puerta del garaje”


2012 ha sido un año repleto de novedades tecnológicas fantásticas. La revista TIME se encargó de recoger las principales en una lista con los mejores gadgets del año, y entre ellos figuraba el protagonista de la historia de hoy: Raspberry Pi. O mejor dicho, uno de los protagonistas. Raspberry Pi y Siri son los dos componentes.


Raspberry Pi es un microordenador cuyo fin es el campo educativo, y la investigación particular, al alcance de cualquier bolsillo. Un exponente de la cultura libre, al que se le ha unido un mod de Siri para combinar el poder de ambos que permita un uso más que interesante: abrir la puerta de garaje pidiéndoselo por voz al iPhone. Para ello, hace uso del famoso Siri Proxy (famoso por permitir usar Siri en el iPhone 4 mediante jailbreak), el cual ejecuta en el Raspberry Pi un comando personalizado de Siri, el cual está conectado al relé del garaje mediante el conector GPIO, y permite abrir la puerta.
Su instalación no es cuestión de un par de clics, pero ni mucho menos es terriblemente complicada, aseguran enGeek. Para poder utilizar Raspberry Pi y Siri juntos, es necesario tener el iPhone conectado a la misma red Wi-Fi que el Raspberry Pi. Las instrucciones completas para hacerlo posible se encuentran en el hilo de debate abierto en los foros de Raspberry Pi.
No obstante, podemos personalizar el código a nuestro antojo y según sus necesidades. Una muestra de la grandeza del software y la cultura libre, y que entra en colisión con lo cerrado de todo el entorno Apple, en el que Siri no es ninguna excepción. Y es que en ocasiones la preocupación por la seguridad y por tener el control sobre los dispositivos fabricados debería poder dejarse a un lado para permitir al usuario acciones como estas, sin necesidad de recurrir a Siri Proxy.
Así y todo, no me parece éste el método más cómodo para abrir la puerta de un garaje. Se depende de la batería del iPhone, hay que esperar a que se conecte a la misma red Wi-Fi (y no todo el mundo tendrá el router cerca de la puerta del garaje), y hay que dar la orden por voz, en lugar de pulsar un mero botón en el mando tradicional, y ver cómo la puerta se abre instantáneamente. Pero todo esto es secundario. Lo genial es comprobar cómo la curiosidad humana y dispositivos como éste, abiertos y económicos, permiten desarrollar ideas y capacidades nuevas.

No hay comentarios: